La palabra fideicomiso proviene de la locución latina fideicommissum, que es “fides” – fe y “comissus” – comisión. En el mundo jurídico es un acto en el que una persona transmite sus bienes o derechos a otra persona (fiduciaria) para que los invierta o administre en beneficio propio o beneficio de un tercero. Al término del plazo o condición, la propiedad se le transmite al fiduciante (beneficiario)  

En este acto jurídico ninguna de las partes puede declararse propietaria de los bienes. En realidad, es un contrato con el que el propietario legítimo destina unos bienes para un determinado fin, y encomienda a una institución fiduciaria para que se realice a pie de la letra.

Existen varias ventajas del fideicomiso como acto jurídico para proteger un bien, pero el más importante es que este no corre el riesgo de ser comercializado por el fiduciante ni por el fiduciario, porque no puede ser transmitido por ningún acreedor de cualquiera de ellos, ni es afectado por la quiebra de alguno de ellos. Estos bienes son inembargables, y tienen contabilidad y auditorias independientes.

Si quieres conocer más acerca de este tema, envíanos un correo electrónico: rcardenas@notaria11.net



[[cms:companyname]] - Fideicomiso